Estrenando blog en Huffington Post

logo-huffington-postTiene cierta gracia que estrene blog cuando tengo este completamente abandonado, pero toda excusa es buena para volver y tal vez para recuperar el hábito de escribir en público, que es lo que llevo haciendo 15 años y he abandonado durante demasiado tiempo. Mi nuevo blog es fruto de una invitación y lo actualizaré como mucho una vez a la semana con artículos como el que he publicado hoy, Bienvenido Mr. García, en el que hablo de mi experiencia internacionalizando una empresa en Estados Unidos. No sólo hablaré de empresas, gestión o emprendimiento, también de tecnología e Internet, al igual que en este blog, pero probablemente me guardaré los artículos más elaborados para el HuffPo.

Mi primer artículo, por cierto, ha recibido el mayor torrente de retweets desde que estoy en twitter en 2007 y parece que ha llamado mucho la atención. Y yo me he divertido mucho escribiéndolo y recordando las caras de pasmarotes que teníamos cuando llegamos a los EEUU y nos pusieron la alfombra roja. Inolvidable.

Aclarando los contenidos

Logo de WordPress

Iré comentando algunas cosas de la actualización de blog, plantillas, plugins, por si a alguien le resultan útiles. De momento estoy intentando decidir cómo organizar las categorías del blog. Inicialmente DiarioIP era un blog sobre tecnología e Internet, pero también un blog personal, lo que implicó que al final acabase hablando de cualquier cosa. No está mal hablar de cualquier cosa, pero siempre que el volumen de contenidos sea pequeño en proporción y haya un cierto orden, cosa que no veo en mi lista de categorías. Como Wodrpress permite ahora crear subcategorías me centraré en tres categorías, y añadiré una especie e cajón desastre. Las dos primeras son fáciles: Tecnología e Internet. Juego con la idea de introducir cibersociedad en algún sitio (en el lema del site o en una subcategoría), porque esa sección era algo que teníamos muy claro en DiarioRed hace 10 años y ahora tiene más sentido que nunca aunque añade cierta redundancia: cibersociedad ya es casi todo. La tercera es la que más me cuesta: Empresa o Negocios, incluyendo economía como subcategoría. Llevo 10 años en el mundo de la empresa y me inspira una enorme curiosidad, porque cada vez me doy más cuenta de todas las disfunciones de que es capaz, algo a lo que he tenido que acostumbrarme. Supongo que cualquier organización humana  tiene sus particularidades, pero siempre había considerado la empresa como la entidad más racional en abstracto. Me equivocaba, y también erraba en lo fácil que es crear ineficiencias. Y esos temas, junto a otros muchos, son más materias de estudio que de expertise que me gustaría compartir por aquí. En las subcategorías habrá muchas más cosas interesantes de las que quiero hablar: libros, gadgets, vida digital, mis artículos y columnas en medios, etc… Intentaré ir introduciendo contenidos mientras reconstruyo el blog, pero sin prisa.

También puedes seguirme en Twitter (http://twitter.com/epedreno), donde llevo una semana tuiteando con sorprendente regularidad (pero nada de tropecientos tweets al día como hacen algunos con evidentes síntomas de trastorno obsesivo-compulsivo). Nos vemos por aquí: ah, si eres experto en WordPress admito -y pido- consejos de todo tipo sobre themes (y plugins), ya contaré más cosas sobre esto.

Soitu y las elecciones

A veces, por mucho que uno esté un poco más callado de lo que debería, hay que decir las cosas. Y lo de Soitu con las elecciones lo merece. Han creado una herramienta de seguimiento de resultados de las elecciones del próximo domingo en tiempo real, y lo ofrecen como widget para que cualquiera lo empotre en su web, blog o sucedáneo. Previsible éxito de audiencia para Soitu, excelente márketing viral, iniciativa brillante donde las haya, y no creo que el coste haya sido desproporcionado. A veces hay que quitarse el sombrero con ciertas iniciativas. Ya sabéis, el domingo los resultados de las elecciones en directo, en DiarioIP.com :-P

Cuestión de romanticismo

Eduardo Arcos cita mi entrada sobre los trackbacks y se pregunta como he tardado tanto en quitarlos. Dice que él lo hizo hace un año y el tráfico no se resintió. En realidad a mi no me preocupa el tráfico, pero los trackbacks eran una muy buena idea, surgida en un momento de pocos blogs en el que todos estábamos ansiosos por poner links unos a otros. Ahora el sustituto de los trackbacks es Technorati. Así son las cosas, y si lo mantuve fue por puro romanticismo porque nunca esperé tráfico de ellos, la verdad.

Bye, bye, trackback

Acabo de desactivar los trackbacks en DiarioIP. En breve migraré a WordPress de todas formas, y los problemas que provocan los trackbacks siguen siendo enormes frente a sus ventajas. En DiarioIP hay 40 trackbacks reales desde su nacimiento y sólo en el último mes más de 2000 de spam. La mayoría de ellos son filtrados, pero sigue siendo un desperdicio de CPU. Con los comentarios me lo puedo permitir, hay del orden de tres por cada post, pero con los trackbacks es simplemente ridículo. Una gran idea muerta a manos de los spammers.

RSSfacil, 5.000 descargas

Acabo de mirar las estadísticas. Desde que lanzaramos RSSfacil allá por mayo hemos alcanzado las 5.000 descargas. El número puede parecer pequeño pero a mi me parece gigantesco. Un pequeño esfuerzo como fue la realización del programa ha hecho una buena aportación a que se utilice más el RSS y facilitado que mucha gente se introduzca en el mundo de los blogs. Una estupenda noticia para acabar el año.

Intervida y los bloggers

Nota de prensa: A través de los blogs, FUNDACIÓN INTERVIDA quiere potenciar la difusión de la campaña de apadrinamiento que inició el 10 de noviembre con el objetivo de apadrinar niños por Internet. Llama la atención que una organización dedique una nota de prensa a pedir ayuda a los blogs, me lo dicen hace unos años y probablemente todavía estaría pellizcándome. Pero tiene todo el sentido del mundo: pedir la ayuda, apoyar la campaña desde aquí y animaros a que os suméis.

Y yo tampoco

Vía Escolar, e hilvanando con lo anterior, este post de Psicobyte (Yo no vine a jugar a esto) pone el dedo en la llaga de en lo que estamos convirtiendo este tinglado de los blogs. De un tiempo a esta parte parece que no tener blog es de segunda categoría, y el blog es la nueva herramienta de marketing: que me sale un grano, pongo un blog. He sido el primero en hablar de blogs allá donde he ido desde hace cinco años: conferencias, cursos y artículos. Pero en todo esto hay un componente de evangelización, didáctico, y otro, más peligroso, de ombliguismo. Últimamente proliferan las jornadas de blogs como hace años las de periodismo digital, y parecen clonadas unas de otras: mismos conferenciantes, programas casi calcados. La blogosfera parece ser un sitio tan pobre en talento que sólo ha alumbrado unos pocos conferenciantes (ojo, buenísimos, al menos los que yo conozco), y se suceden los bolos con los primeros figuras y parecidos argumentos. Pues muy bien, vale, admitimos barco, somos la leche, hemos cambiado el mundo y somos una auténtica tropa. ¿Y ahora qué? ¿El stablishment? No, gracias. Yo sigo a lo mío, que podrá valer más o menos, pero al meno es mío. Como la mayoría de bloggers, que de ombligos saben poco, o nada.

Manifiesto del mal blogger

Como estoy siendo mal blogger últimamente me veo obligado a suscribir el

Manifiesto del mal blogger

¡Bloggers del mundo, únanse a este manifesto!

¿Están hartos de que les recuerden lo mal que llevamos nuestro blog?
¿Están hartos de los viejos consejos de siempre? (escribe regularmente, ten una temática definida, haz entradas concisas, etc…)

Porque teniendo en cuenta que:
I. Nunca vamos a conseguir miles y miles de visitas ni, muchísimo menos, ganar dinero con nuestro blog, ni conseguir el Pulitzer…
II. No creemos que la calidad de un blog venga marcada por su número de visitas ni por la cantidad de páginas que lo enlacen.
III. Sabemos y aceptamos que el 80% de nuestras visitas procederán de nuestros colegas, y estamos felices con ello. (O como mínimo, nos conformamos)
Y, sobretodo:
IV. No escribimos para satisfacer al lector, sino para satisfacer nuestras ansias de escribir y comunicar. Si sólo a diez personas les gusta nuestro blog, estaremos tan felices como si les gusta a mil.

Manifestamos que:
V. El miedo a que un post no guste provoca una retorcida forma de autocensura. Una autocensura que coarta nuestra libertad artística y comunicativa. Nosotros no somos medios de comunicación forzados a vigilar nuestra popularidad. Tenemos el privilegio de no tener miedo al mercado ni a las críticas… ni al olvido. ¡No lo tengamos!
VI. Es posible que seamos felices si uno de nuestros post se hace popular y se difunde por la blogosfera. Pero nos comprometemos a no buscarlo, ni escribiendo lo que consideráremos más popular, ni de ninguna otra forma.
VII. Somos personas complejas, no maquinas especializadas. Por ello, escribiremos aquello que nos parezca interesante compartir, sin importar su temática ni su idoneidad.
Y, en resumidas cuentas:
VIII. Este es mi blog.
IX. Yo me pago y me doy el vuelto.
X. Si a alguien no le gusta, que no lo lea.

¡Si eres un blogger auténtico haz de este manifiesto algo tuyo!
a. Si no te gusta parte del texto o te apetece añadir algo, cámbialo sin complejos.
b. No cites de donde has sacado este manifiesto.
c. No digas quien ha escrito este manifiesto.
d. Ni se te ocurra poner un link a este post que estás leyendo, a no ser que sea para criticarlo o para anunciarlo sin hacerlo tuyo.
e. Es posible que estés leyendo este manifiesto en un blog y no sepas si lo ha escrito el dueño o no del blog. ¿Acaso importa?

Porque todo blogger tiene derecho a ser mal blogger, y estar orgulloso de ello.

Gracias, Antonio